Tengo claro que a Ana, oyente de mi podcast, le da un poco igual el camino que voy a recorrer con vosotros en este artículo.  A ella le gusta el episodio, o no. Le entretiene, o no. Le genera sensaciones, o no. Le aporta algo, o no. Para ella, si llega por un camino o por otro, es lo mismo. Este artículo no es para ella. Aunque, puede que lo lea si, además de oyente,  Ana fuera “del gremio”. Lo lea o no, siempre le daré las gracias a Ana por escucharme, porque para eso hago podcast, para que sean escuchados.

Para que una idea que está en mi cabeza llegue hasta el cerebro de Ana entrando por sus oídos y provoque sensaciones, hay un camino que recorrer. Hoy intento describir ese camino.

 

¿Cómo grabo mis podcasts?

Cuando me planteo hacer un programa, en mi cerebro hay una idea. Esa idea, la plasmo en un guión. Sí claro, El Recuento lleva guión. Sería imposible sin guión. Bueno, imposible tal vez no, pero distinto, sin duda sí.

  • A veces, cuando no voy usar en el programa cortes o fragmentos de audio distintos, es decir, cuando voy a grabar solo mi voz, utilizo el Behringer C-1U – Micrófono para estudio (USB, 136 dB) que puedo conectar directamente, vía USB, al ordenador. Ese fue el primer micrófono que tuve.

 

Usar la mesa me permite conectar mi viejo IPad (es lo que tengo) a la mesa y, mediante una aplicación que se llama I-jingle pro, reproducir los fragmentos de audio (los cortes que previamente he sacado y revisado niveles para que en el momento de la grabación todo sea más fácil y suene mejor).

El IPad y/o un viejo IPhone 4 (que conservo porque es una excelente grabadora) también los conecto a la mesa mediante un cable de audio (conector 3.5 mm estéreo a 2 conectores 6.3 mm mono). Ese cable me sirve si quiero grabar alguna llamada de teléfono (el tradicional, el de toda la vida, el que se dice sonido telefónico), o de Skype, o de FaceTime.  Aquí, en este enlace que lleva al artículo: ¿Cómo grabar una llamada de teléfono?  te explico cómo. Por supuesto, hay otras maneras de grabar las de Skype o FaceTime, sin tener que pasarlas por mesa, pero eso otro día.

En cuanto a las grabaciones, solo añado dos aspectos más. Muchas veces voy por la calle y hay algún sonido  ambiente que quiero registrar. Suena algo que quiero guardar para siempre. Normalmente, utilizo el teléfono como grabadora. Aún no tengo otra opción y los teléfonos, hoy en día, ofrecen bastante calidad. Lo que sí he adquirido es un micrófono para cuándo hago entrevistas, bueno un set de dos. Es el iRing Mic Lav , en el que vienen dos, que me permite tener un micrófono para mi y otro para el invitado. Es un micrófono de corbata o lavalier que se conecta a la salida de auriculares (y entrada de micrófono) del teléfono. La ventaja es que la conexión que tiene el IRig Mic Lav para los auriculares, la puedo usar para conectar un segundo micrófono. Este es el esquema que ofrece la propia marca:

La casa de mi podcast, el hosting.

Una vez que he creado el programa y lo tengo listo para que Ana lo escuche, hay que hacérselo llegar. Sería muy fácil tener una dirección de Ana y mandarle mi audio. Si fuera una dirección física le haría llegar una cajita con mi cinta de cassette (como en la serie “Por trece razones”, pero sin muertes, claro). Vale, de acuerdo. Me dejo de fantasear. Mejor en un pendrive.

En cierto modo, algo parecido hacen los diferentes gestores de podcasts con los oyentes que se suscriben a uno. No se les envía un audio en un pendrive, pero sí “un aviso” o notificación de que hay un nuevo episodio. Los suscriptores ya pueden darle al play, descargarlo o lo que hayan elegido que se haga con los podcasts a los que están suscritos.

 MPL 1.1, Enlace

Mi podcasts, como todos los de AVPodcast y la web de la red, se aloja, es decir, está ubicado, tiene su casa, actualmente en neodigit.net . Ahí están mis audios.

Los senderos trazados que recorre el podcast.

  • Cada vez que creo un nuevo episodio, publico una entrada en AVPodcast, otra en PoblaFM y una tercera en  Quesuelelabocina.com. Distintas las tres, para que Google no penalice a ninguna de las tres páginas. En cada entrada se incluye un reproductor que da acceso a ese audio.

 

  • Además, en todos los sitios en los que yo así lo he indicado: Ivoox, Spreaker, Itunes… , se genera automáticamente un acceso a mi audio (llamemos así a la “ficha” que, con cada episodio,  aparece en los lugares donde yo he dado instrucción para que así sea, es un proceso automático).

  • En todos los gestores de podcasts o podcatchers, en los que un usuario ha decidido suscribirse,  llega un aviso” de que en El Recuento hay un nuevo episodio. Los gestores de podcasts o podcatchers son aplicaciones para organizar los podcasts, principalmente, en los smartsphones y tablets: Pocket Cast, Overcast, Downcast, Ucast, Podcast PlayerPodcasts de Apple,  Podcast Addict…. Lugares que se nutren de mi feed. (¡Vaya!, quería hacer este artículo sin usar la palabra feed). Si quieres saber lo que es un feed te copio la definición que puedes encontrar en este mismo blog, en el artículo “I have a feed”

Una fuente web o canal web (en inglés web feed) es un medio de redifusión de contenido web. Se utiliza para suministrar información actualizada frecuentemente a sus suscriptores.

Así lo definen en la wikipedia, otra forma de entenderlo más fácil sería decir que un feed es, básicamente, un archivo índice con orden cronológico inverso (lo más nuevo aparece primero) que se actualiza automáticamente.  Nuestro programa para gestionar las suscripciones a esos feeds, descarga periódicamente ese archivo y lo comparan con el que tiene . Si hay un cambio (nuevo episodio) nos lo notifica o lo descarga (según lo dispongamos).

  • Pero tranquilos, los que no estén suscritos también pueden buscarme y encontrarme en esos gestores o, como hace mucha gente, escuchar el programa dandole al play al reproductor que encuentran en la página web (AVPodcast ,PoblaFM o Quesuelelabocina.com)  a la que les ha llevado el enlace que han visto en Twitter o Facebook.

 

 

  • Mi episodio se puede reproducir en lugares en los que yo NO he decidido que esté, y en muchos en los  que ni siquiera sé que está. Lugares que se “alimentan” de mi feed. Solo puedo desear que en todos esos sitios, que aumentan la difusión de mi contenido, respeten las licencias de Creative Commons y no usen mi trabajo para obtener beneficios económicos, ni fragmenten u obtengan derivados sin mi autorización.

Hasta aquí, el trazado del camino que siguen ahora mis podcasts.  Otros podcasts siguen otros caminos, otros senderos. Cada uno debe de buscar el suyo y, según sus necesidades, distinguir entre mejores y peores.  Mi podcast, sin ir más lejos, antes de estar en AVPodcast recorría un camino distinto, porque mi alojamiento estaba en Ivoox.

Las cuentas. ¿Cuántos me escuchan? ¿Desde dónde?

Ivoox me ofrece los datos de escucha a través de su plataforma.  Spreaker en la suya.  Apple que recientemente ha anunciado un servicio más completo de estadísticas para podcasters, me ofrece los datos de los que acceden al audio a través de su reproductor. Incluso, los diferentes gestores de podcasts tienen datos de acceso a través de su camino. Pero yo necesito la suma de todos. (¿Esto no era un lema de la Comunidad de Madrid? 😉

Lo que no necesito:

      • No necesito una encuesta que me diga quiénes dicen que escuchan mi podcasts.
      • No necesito que alguien certifique  (y si acaso sume) los datos que ya me dan los diferentes gestores de podcasts y mi propio servicio de estadísticas.

Datos que necesito:

      • Saber cuántas descargas tengo.
      • Conocer el número de usuarios únicos.
      • Su localización geográfica.
      • Cómo acceden a mi podcast (sistema operativo, dispositivo, redes sociales, enlaces…)
      • Datos sobre los oyentes (edad, sexo, gustos….), etc, etc, etc.

Pues todo eso yo ya lo tengo. En AVPodcast tenemos instalado un plug-in  de estadísticas que nos ofrece unos datos bastante completos sobre las descargas de nuestros audios.  Me escuchen desde dónde sea que me escuchen y me oigan cómo  me oigan, lo sé.

Y todo partió de una idea que estaba en mi cerebro, recorrió el camino y llegó hasta el tuyo. Como este texto, que también recorre diversos senderos hasta llegar a ti.


La mayoría de los enlaces que aparecen en este artículo son de afiliación. Eso supone que si adquieres algo a través de ellos, me ayudas a, por ejemplo, mantener esta web y a ti no te supone ningún incremento en el precio. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *