Es curioso que ahora que casi no tengo tiempo para disfrutar del podcasting. Ahora que solo desahogo las ganas, jueves sí, jueves no en Saludesfera. Ahora que no tengo tiempo para hacer el podcast del El Recuento, y que ando con mono de encontrar tiempo para hacer algo para publicar en AVpodcast. Pues justo ahora, me ocurre que varias personas me preguntan por el podcasting. Debe ser que está de moda, o que, como todos los años se dice, 2018 va a ser el año del podcasting 😉

Me alegra ver como gente que antes echaba de menos a la radio en los listados de podcasting empieza a dar entidad al podcasting español y ya lo ven como un contenido muy interesante para tratar.  La radio empieza a entender la diferencia entre podcasting y “radio a la carta”, sin creeerse mayor o mejor que los que, no sin cierto desprecio, denominaba contenidos enlatados.  El podcasting empieza a comprender su diferencia, a ponerla en valor, y a preocuparse menos de reivindicarla, subrayarla o “monopolizarla”.

Yo que quería escribir un texto amable para todos los que me dicen:

– “Estoy pensando hacer un podcast, ¿cómo lo ves?”,

y va y me sale un inicio de “zascas”.  Discúlpame, te contesto. (Desarrollo después del GIF)

Sí, haz un podcast, pero cuenta (aporta) algo.

Por supuesto que, siempre te diré que sí a que hagas un podcast. Pero, más allá del marketing de contenidos (ya escribí un artículo sobre porqué hacer un podcast para tu empresa) que, por supuesto, si tienes una empresa ya estás tardando en crear tu podcast. Más allá de eso, te diré que sí porque, si tienes algo que contar, algo que aportar ¿por qué no hacerlo? Hay gente que está deseando escuchar eso que tú tienes que aportar.

Puede que temas saber cómo contarlo con tu voz, pero nada te impide intentarlo, y la locución es algo que se aprende y en lo que, con práctica, se mejora.

  • Aporta contenido.
  • Siempre habrá alguien dispuesto a escucharte.
  • Preocúpate porque tu mensaje sea entendible.

Sí, haz un podcast, pero preocúpate mucho por cómo suena.

Para mí esto es sagrado. Y creo que se engrandece el podcasting si todos lo que lo hacemos nos preocupamos por el sonido. ¿Leerías un texto buenísimo escrito en un papel higiénico manchado? Perdón por el símil, pero creo que es la mejor manera que se me ocurre para que entiendas que puedes tener un contenido que es una joya pero, si se oye mal, DEJA DE SERLO. No es una joya que se oye mal, es una …..

Es importante, muy importante, que tu podcast se oiga bien.

Busca información, haz pruebas. Información hay de sobra, pero utiliza la cabeza, y piensa en las necesidades de tu podcast. En el artículo El recorrido de uno de mis podcast hasta tus oidos te explico cómo lo grabo yo, te hablo del hosting, de los gestores de podcast para la escucha… Pero no te vuelvas loco/a.  A una amiga mía que ha iniciado una aventura en un podcast  y que sólo quería grabar su voz, le dije que no se complicara (de momento).

Los teléfonos actuales, muchos, tienen un “muy buen” micrófono. Le he dicho que, es más práctico que, “antes de realizar una gran inversión sin saber si lo tuyo es el podcasting, prueba”. Y si tu teléfono tiene un micrófono que da calidad puedes  grabarlo con tu teléfono. Pero, le he insistido, en que es importante, que se preocupe de buscar una buena distancia con el micrófono de su teléfono, para no popear o sonar demasiado lejos.  Y sin dudarlo, le he propuesto que busque un buen lugar para grabar, sin molestos ruidos de fondo.

  • Tu herramienta es el sonido, tu podcast NO PUEDE SONAR MAL
  • Medita tus inversiones en material, aprovecha bien lo que tienes, sácale el máximo y mejor partido*.
  • Graba en un buen momento, no de cualquier manera.

*Artilugios hay muchos, yo misma escribí un artículo titulado 10 “chismes” que me ayudan en mis podcasts, pero, medita tus inversiones poco a poco. Aprovecha lo que tienes para sonar BIEN.  Tu podcast irá creciendo, y querrás tener invitados: si es de forma presencial y sigues, por ejemplo, grabando con tu móvil: preocúpate por la distancia del micrófono a la boca del invitado cuando hable o a la tuya si el que hablas eres tú. Podrás tener invitados en otros lugares, y querer charlas con ellos, y querer grabarlo. Hay aplicaciones, y soluciones para grabar llamadas de teléfono o de, por ejemplo, skype, poco a poco irás creciendo, pero siempre preocúpate porque SUENE BIEN. Tus oyentes merecen tu respeto, y el buen sonido es una de las formas de respetarlos.

No te estoy recomendando que te lances a grabar un podcast con un teléfono móvil. Te estoy diciendo que uses la cabeza, y que te preocupes más por sacar el mejor sonido con lo que tienes que por tener el micrófono más molón del momento.

Sí, haz un podcast, pero escucha.

Quizá es lo mejor que tiene el podcasting, lo cerca que puedes estar de tu comunidad. Escúchala, interactúa con ellos. Ni la radio ni los podcast son un púlpito desde el que hablar a los súbditos. No eres Dios de nada, ni te lo creas. La comunicación tiene dos sentidos y no debes despreciar el que más te enriquece.

No hagas como el protagonista de este GIF. Escucha al que te escucha. Pídele que te comunique sus impresiones sobre tu podcast, agradécele cada interacción y tenlas en cuenta.

En resumen, que sí que hagas un podcast, que estoy deseando escucharlo. Si este texto te ha motivado para grabar tu podcast, házmelo saber en contacto@quesuenelabocina.com

Perdona si tú tan solo querías una respuesta a tu pregunta, un sí o un no. Evidentemente, la respuesta es un sí, haz podcast, pero no puedo evitar dar consejos :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *