Una de las cosas que me ha aportado el podcasting es, por ejemplo, plantearme si el título que he elegido para este artículo es entendible fuera de España. ¿Usarán “mono” en Argentina, por ejemplo, para definir esa ansiedad que te atrapa cuando tienes carencia de algo? Lo he buscado en el diccionario de la RAE  y aparece como la novena acepción: coloquialmente mono es síndrome de abstinencia.

Sí, antes en la radio también lo hacía, lo de pensar en el que me escucha. Pero, yo en la radio empecé cuando el alcance de tu voz era el que tuvieran las ondas. Luego sí, ya con la emisión por internet, nos escuchaban desde sitios “lejanos”. Hasta entonces, mis preocupaciones eran de cobertura nacional o local, dependiendo de las radios en las que he trabajado. No quiero desviarme del tema, pero es mi sino, la dispersión.

El descubrimiento del podcasting

Empecé en lo del podcasting porque no tenía radio que me albergara. Así lo expresé a quién me lo preguntó. Tenía mono de radio, quería comunicar, y tuve que buscar la forma de hacerlo sin depender de si encontraba o no una radio que me dejara hacerlo. Creé mi pequeño lugar en casa, mi rincón de mis sueños.

Hice posible cosas que entonces parecían imposibles. Hacer podcast me sirvió para recuperar algo que adoro: contar historias con sonidos. Y descubrí el podcasting.

La esencia del pocasting

Hace unos días, @Eove de @PorquePodcast me dejó una reseña en Itunes que me tuvo días pensando, y que es, quizá, la base de este artículo.

No sé yo, si he captado la esencia del podcasting, pero esta reseña de @Evoe transmite lo que yo quiero hacer cuando cuento algo. Si pudiera, antes de que alguien se ponga  a escuchar uno de mis episodios, le diría:

“¡Eh!, deja todo. Dedícate un rato a ti. Relájate y disfruta”.

Obvio es, que sería muy presuntuosa si creyera que siempre lo consigo. Hay días y días, ya se sabe. Pero lo que busco es eso.

No sé si eso es, o no, la esencia del podcasting. Pero , para mi, la base es que yo, que disfruto haciendo eso, ya no necesito una estructura de un medio de comunicación para poder hacerlo. Antes solo podías hacer radio si tenías licencia, ahora puedes emitir por internet desde casa. Eso es para mi “la esencia”. Por supuesto, esto son mis opiniones.

La moda del podcasting

Pues no sé si está de moda, pero los que eran reacios a usar la palabra  “podcast”, ya la incluyen más en su diálogo. Incluso se apuntan a hacer el suyo. Es cierto, que la palabra no ayuda, no todo es podcast, aunque llamemos podcast a todo.  A veces tengo claro que sería bueno que aclararamos términos. Mirad este tuit, lo tiene todo.


Un vídeo de Antena 3 colgado en Youtube no es un vídeo hecho por un Youtuber, ahí sí que se ha conseguido distinguir, pero con la radio a la carta, los podcast, la radio online… parece que no hemos logrado transmitir las diferencias. Tal vez, sería bueno que primero las entendieramos nosotros.

No nos vamos a meter en la historia del feed o no feed que ya expliqué en un artículo titulado “I have a Feed”, porque poco preocupa saberlo al que escucha. Al que oye le interesa saber si le gusta, o no, lo que está escuchando. Pero, lo cierto es que, habría que distinguir porque, como hemos dicho antes, no todo es podcast, aunque llamemos podcast a todo.

Pero, sigamos con lo de la moda, las empresas empiezan a entender que es un elemento más dentro del marketing de contenidos.  Las entidades van asumiendo que si no les hacen caso los medios de comunicación tradicionales, pueden crear “su propio medio”. Al igual que han entendido la necesidad de las redes sociales para comunicarse, poco a poco, algunas van apostando por el podcast propio. ¿Hago un podcast? Claro que sí.

Y lo del mono ¿qué?

No, no me he olvidado del objeto de este artículo: mi mono. Tengo poco tiempo ahora, muy poco. Y eso hace que tenga mono de podcasting. Miro todo lo que he hecho desde que se me ocurrió intentarlo y se me dibuja una sonrisa en la cara porque yo sé lo imposible que parecía en el episodio uno. ¡Ah!, y aquí apunto que, dentro de la “moda del podcasting”, me llena de orgullo ver que los artículos más visitados son aquellos en los que comparto información útil. Ganan por goleada los tutoriales de ¿Cómo grabar llamadas de teléfono? Hay mucha gente buscando información porque quieren hacer podcasts, y eso es gratificante.

Ahora hago más radio que podcasting, y tengo mono. Ahora, tengo radio que me albergue, digámoslo así, sin entrar en detalles. Y echo de menos tener tiempo para el podcasting. Cuando puedo, me voy a mi rincón de los sueños y creo una historia, un episodio. Como el último (de momento): “Un distinto con “Purple Rain”” Pero me gustaría tener más tiempo. Echo de menos hacer podcasts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *