Andaba yo preocupada por esa gente que se había quedado sin la terapia del recuento. Más de dos años sin sonrisas, son demasiados. Por eso este esfuerzo *casero” para repartir sonrisas.

Ir a descargar
La radio me la intentaron extirpar pero la llevo dentro. Echo de menos el estudio, los auriculares, las vibraciones, el compañero al otro lado del cristal….. Pero sigo disfrutando creando historias, espero que tú disfrutes escuchándolas. Si te ha gustado comparte para llenar el mundo de sonrisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *