El podcasting es optimismo.

Leí el domingo pasado el artículo Del podcast no vive nadie que publicaba el diario El País, y no puedo reflejar con letras el escalofrío que sentí por tanta negatividad recogida en unas lineas. Es cierto, no lo niego, yo no vivo del podcast. Pero quiero poner un “de momento”. No sé si lo acabaré consiguiendo pero, ¿quién sabe? Os invito a leer el artículo, si no lo habéis hecho ya, porque creo que cada uno debe juzgar por sí mismo. Pero, me he permitido buscar los trazos que deben llevar al optimismo en las líneas del propio artículo.

Las siguientes frases provienen del artículo y en negrita resalto algunos datos que deben hacernos mirar el podcasting con optimismo.

  • “Nadie sabe con precisión cuántos podcast se producen al año en el mundo. A falta de estadísticas fiables, las encuestas han calculado el número de oyentes, y no deja de crecer año tras año”.
  • “Los estadounidenses ya escuchan cinco podcast a la semana”. (Aquí yo añadiría que ellos sí están estudiándolo)
  • “IVoox, la mayor plataforma española de podcast, se plantea como objetivo para 2016 facturar un millón de euros en publicidad“. Al autor del artículo le parece poco al comparar el dato con las expectativas que en su día suscitó el formato, y se refiere a un informe de 2008. Olvida que en el mercado español, que es el que intenta surcar Ivoox, la crisis ha sacudido desde el 2008 a  todos los sectores y por tanto, ha supuesto una reducción drástica (en muchos casos dramática) para los ingresos en publicidad. Por tanto,  facturar cualquier cifra por publicidad es un dato para el optimismo.
  • “Todos los fenómenos mediáticos son importantes”, apunta el director técnico de la asociación AIMC, Fernando Santiago. “Pero el podcast todavía no lo es en España”.
  • “El director de la Cadena SER, Antonio Hernández-Rodicio, cree que el podcast ofrece enormes oportunidades en España, pero siempre que se trabaje la calidad, algo muy infrecuente todavía”.

Es cierto, uno puede verlo con optimismo o todo negro. Yo prefiero verlo con optimismo y, entre otras cosas, porque cuánto más me adentro en el mundo del podcasting más noto que hay muchísima gente que TODOS los días le da vueltas a la cabeza para encontrar esa fórmula, que la hay, para poder vivir de ésto. Por lo menos, lo intentan.

Hablando del podcasting, un Blab.

Vamos a empezar explicándo lo que es Blab,  es una aplicación que permite mantener una conversación en video a cuatro personas. La conversación se puede seguir por streaming. Los “locos del podcast” de Podkas.com organizaron una para charlar sobre podcasting y monetización. Si pinchas en este enlace la puedes oir, y leer un resumen. Y, en vídeo la tienes aquí:

No lo llame podcast, llámelo show.

Os dejo un enlace  (pincha aquí) para pensar incluye una entrevista con un experto en marketing y en podcast, al que presentan como especialista en hábitos de consumo.  La frase para pensar es:

“Tom has believes the name “podcast” is what holds it back from a larger audience. Essentially, a podcast is audio on-demand. People use a TiVo to record television programs they want to watch on demand. They’re not called “TiVo-casts.” They’re called “shows.

(Tom cree que el nombre podcast es el que impide el crecimiento. Esencialmente, un podcast es un audio “bajo petición”. La gente usa TiVo para grabar programas de televisión que quieren ver “on demand”. No se llaman, Tivo-Casts. Se llaman “shows”)

Y esta semana creo que va a ser especial para el equipo de El Recuento, porque hablaremos de podcasting, más allá de estas líneas y de nuestro podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *